icono 0261 4988351

CONTACTANOS!






Cómo eliminar líquidos con 5 infusiones diuréticas

Gastrosud, viandas para empresas en Mendoza, te comparte esta interesante nota.

Viandas para Eventos en Mendoza

¿Sientes pesadez en tus extremidades? ¿No consigues eliminar bien tus líquidos? Si estás teniendo algún síntoma de retención, no dudes en preparar estas saludables infusiones.

Este trastorno, caracterizado por la acumulación de fluidos en diferentes tejidos del cuerpo, está relacionado con la presión arterial alta, las dificultades circulatorias y algunas dolencias comunes.

Se produce por el consumo excesivo de sal, las dificultades del sistema linfático y otra variedad de factores que interfieren en el trabajo renal.

Si bien no suele manifestarse de forma grave, su falta de control puede originar otras enfermedades que requieren más atención. 

Si controlamos la retención de líquidos bajo algún tratamiento médico, deberemos consultar con el especialista antes de consumir estos remedios por si pudiera haber algún efecto adverso.

Podemos contrarrestar los síntomas de la retención de líquidos, con las propiedades diuréticas y antiinflamatorias de algunas infusiones de plantas

Por fortuna, acceder a estos remedios es muy fácil y, a diferencia de muchos tratamientos convencionales, no son agresivos ni causan efectos adversos de cuidado.

A continuación queremos compartir en detalle las 5 mejores para que no dudes en probarlas.

  1. Infusión de abedul

 

Se destacan principalmente por su contenido de sales potásicas, las cuales ayudan a equilibrar los niveles de sodio mientras impulsan la desintoxicación. Las hojas de abedul contienen sustancias diuréticas que favorecen la producción de orina para remover los líquidos y desechos retenidos en el organismo.

Ingredientes:

1 cucharadita de hojas de abedul secas (5 g)

1 taza de agua (250 ml)

Preparación:

Añade las hojas de abedul en una taza de agua hirviendo y déjalas reposar 10 minutos. Pasado el tiempo aconsejado, fíltrala con un colador.

Modo de consumo: Ingiere una taza de infusión a media mañana y repite la toma a media tarde. Consúmela, por lo menos, 3 semanas seguidas.

Nota: Está contraindicada para mujeres embarazadas y personas con hipertensión o enfermedades cardíacas.

 

  1. Infusión de corteza de sauce

 

La corteza contiene aceites esenciales, antioxidantes y vitaminas y minerales que ayudan a remover las toxinas a través de la orina. Sus propiedades son ideales para aliviar el edema y las dolencias asociadas a este.

Ingredientes:

1 cucharadita de corteza de sauce (5 g).

1 taza de agua (250 ml).

Preparación:

Sumerge la corteza de sauce en una taza de agua hirviendo y tapa la bebida.

Deja que repose 10 minutos y cuélala.

Modo de consumo: Consume la infusión a media mañana, durante 2 semanas seguidas.

Nota: La bebida debe ser evitada por personas alérgicas a la aspirina o con alergias respiratorias y úlceras gástricas.

 

  1. Té verde

 

El té verde, contiene altas concentraciones de antioxidantes y compuestos antiinflamatorios que, en conjunto, favorecen la diuresis y los procesos de desintoxicación. Es un remedio que se ha empleado en la medicina natural por sus múltiples beneficios para el organismo.

Ingredientes:

1 cucharadita de té verde (5 g).

1 taza de agua (250 ml).

Preparación:

Añade una cucharadita de té verde en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos.

Una vez libere sus extractos, fíltrala con un colador.

Modo de consumo: Ingiere una taza de infusión en ayunas, durante 3 semanas.

Nota: Está contraindicada en caso de embarazo, lactancia y pacientes con hipertensión y nerviosismo.

 

  1. Infusión de alcachofa

 

Uno de los mejores remedios para eliminar los líquidos retenidos en el cuerpo es la infusión de alcachofa. Esta bebida no solo mejora el funcionamiento del hígado, sino que estimula la limpieza renal y calma las dolencias derivadas de la inflamación.

Ingredientes:

½ alcachofa.

1 taza de agua (250 ml).

Preparación:

Separa las hojas de media alcachofa y agrégalas en una taza de agua hirviendo.

Reduce el fuego y deja la bebida durante 2 o 3 minutos.

Apágala, déjala reposar y cuélala.

Modo de consumo: Toma la infusión en ayunas y, si gustas, repite la toma a media tarde. Consúmela durante 2 o 3 semanas seguidas.

Nota: No se recomienda para personas con piedras en la vesícula debido a su contenido de oxalatos.

 

  1. Infusión de diente de león

 

Promueve la eliminación de líquidos y, de paso, ayuda a purificar la sangre. En la medicina natural el diente de león se destaca como uno de los diuréticos más potentes.

Ingredientes:

1 cucharada de diente de león (10 g).

1 taza de agua (250 ml).

Preparación:

Incorpora el diente de león en una taza de agua hirviendo y tápalo.

Espera que repose 5 o 10 minutos y cuélalo.

Modo de consumo: Ingiere una taza de infusión a media mañana. Repite su ingesta todos los días, durante 2 semanas.

Nota: No se debe consumir en caso de embarazo o si se tienen problemas de la vesícula biliar o el estómago.

 

Fuente: mejorconsalud.com