icono 0261 4988351

CONTACTANOS!






¿Qué son y para qué sirven los Mudras?

Basados en la tradición hinduista, son 24 sellos que transforman la energía y se activan con posiciones corporales. Gastrosud, viandas para empresas en Mendoza te brinda el significado de cada mano y dedo y las formas básicas para que puedas transformar tu energía utilizándolos.

Viandas para empresas en Mendoza

Para las filosofías más antiguas, todo es energía y todo tiene significado. Toda la materia que nos rodea contiene información, tanto lo que vemos como lo que no vemos y todo lo que nos compone como organismos vivos también.

Cuando comprendemos la naturaleza fractal de la existencia dejamos de percibirnos como un organismo aislado y comenzamos a vernos como parte de un todo mayor. Esa parte permanece conectada con todo lo que la rodea, todo el tiempo.

Esta interpretación da lugar a múltiples paradojas, ya que al mismo tiempo somos unidades biológicas independientes y formamos parte de un organismo biológico mayor que nos da hogar: nuestro planeta.

Dentro de esta visión completa de la realidad podemos comprender que existimos incluso en las formas sutiles de los pensamientos o de las emociones y de la energía que nos circula. Es en este panorama complejo donde podemos comprender mejor qué son y por qué funcionan los mudras.

 

¿Qué es un mudra?

Un mudra es una puerta. Una puerta que nos conecta con nuestro interior más celeste, conecta cielo y tierra, cuerpo y mente, espíritu y materia. Utilizar los mudras es un arte completo, lleno de simbolismo y basado en una práctica ancestral.

Mudra en sánscrito quiere decir “sello” o “anillo para sellar”, esta traducción es una descripción del movimiento invisible que resulta del gesto ya que, cuando unimos los dedos de la mano formamos una especie de anillo que permite concentrar la energía o hacer contacto con una energía en particular. Al igual que ocurre cuando tocamos la tecla “Enter” de nuestro teclado, así funcionan los mudras: instantáneamente.

Uniendo un dedo con otro hacemos contacto y cerramos un tipo especial de circuito que permite una cualidad de energía, una intención o una vibración en particular.

El uso de gestos ceremoniales sagrados con las manos existen representados desde hace 5000 años en el antiguo Egipto, y en otras culturas antiguas, siempre con la misma idea detrás. En el hinduismo aparecen con el nombre de mudras hace miles de años y actualmente dentro de esta tradición existen 24, es decir uno por hora del día.

Solo hay que ponerse a mirar con atención las imágenes en templos o iglesias para darse cuenta de que en todas partes y en todas las religiones hay representaciones de santos o maestros importantes haciendo distintos mudras.

Algunos símbolos son simples y fáciles de recordar: la mano derecha representa el Sol, la izquierda a la Luna y cada dedo encarna un sinfín de información, acá lo más destacado:

  • Pulgar: Representa a Dios, el fuego, el meridiano del pulmón, el planeta Marte, la fuerza de voluntad, la lógica, el ego y el “yo superior”. En el pulgar se representa nuestra esencia divina.
  • Índice: El éter, la garganta, el intestino grueso y el meridiano del estómago, el planeta Júpiter, el don de mando, la inspiración y la intuición, también el poder del pensamiento. En el índice se representan los distintos estados de ánimo.
  • Medio: El planeta Saturno, la paciencia y el control emocional, el chakra del corazón, la vesícula biliar, elemento aire. En el dedo medio se representa la energía necesaria para actuar y vivir en armonía.
  • Anular: El dedo del Sol, simboliza la vitalidad, la energía y la salud, el chakra raíz, la vida familiar y los asuntos del amor, serenidad y esperanza, hígado, el elemento tierra y la fuerza necesaria para protegernos y defender nuestro territorio.
  • Meñique: El planeta Mercurio, la comunicación y la creatividad, el segundo chakra, el “yo inferior”, el elemento agua. El meñique representa nuestra capacidad para interactuar con otras personas.

 

¿Cómo se utilizan los mudras?

Viandas para empresas en Mendoza

Los mudras son sellos o claves de energía y cada uno de ellos nos ayuda para algo en particular. Veamos los más populares:

Mudra de la Sabiduría: En este mudra hay que unir el dedo medio o mayor con el pulgar. Lo podemos utilizar siempre que necesitemos paciencia con sabiduría, también compromiso y coraje para sostener una tarea.

Mudra Yoga: Es el más simple gesto de meditación, la mano derecha descansa sobre la izquierda mientras las puntas de los pulgares se tocan entre sí, es un mudra muy receptivo. En algunas escuelas espirituales recomiendan para los hombres: apoyar la mano derecha en la izquierda; y para las mujeres: la izquierda sobre la derecha.

Mudra de la Armonía: Uno de los más famosos símbolos de la meditación. Este es el mudra de la armonía que une, en un sello, el dedo pulgar e índice. Trae al que lo arma profunda calma, relajación, estimulando la concentración, la sabiduría y el conocimiento.

Mudra de la Claridad Mental: Este gesto se crea uniendo las puntas del dedo meñique con el pulgar, lo podemos utilizar cuando necesitamos mantener una comunicación clara e intuitiva ya que estimula los poderes mentales y el desarrollo de la comunicación. 

Mudra del Sol o de la Energía Vida: Cuando nos sentimos cansados o necesitamos revitalizar nuestras energías este mudra nos puede ayudar, uniendo las puntas de los dedos anular y pulgar. Nos trae renovada energía, vitalidad e salud.

Mudra de Oración: Este el gesto de la oración, es una reverencia profunda que parece decir: rezo y me inclino. En él las manos permanecen unidas a la altura del chakra del corazón. Simbólicamente unen los dos lados de la dualidad y forman una unidad predispuesta al espíritu.

Realizar un mudra es un acto personal extremadamente sencillo, que incluso puede pasar desapercibido. Podemos utilizarlos en cualquier situación o ambiente en el que estemos y comenzar a disfrutar de los resultados inmediatamente. Pero es dentro de un marco de espiritualidad abierta e hiperconectada donde entendemos en profundidad porqué un gesto que se hace con las manos se transforma en un movimiento sagrado con sentido trascendente.

Por Mónika Correia Nobre, astróloga, instructora de meditación y fundadora de Astroflor Escuela de Antakarana.

Fuente: clarin.com