icono 0261 4988351

CONTACTANOS!






¿Subís de peso al dejar la dieta?

Gastrosud, viandas para empresas en Mendoza, te comparte esta interesante nota.

Viandas para Empresas en Mendoza

Muchos se encuentran con el mismo problema; una vez llegan a su peso deseado y abandonan el régimen, lamentablemente el peso conseguido no se mantiene por mucho tiempo puesto que poco a poco los kilos tienden a subir hasta llegar al estado inicial o incluso superior. ¿Esto por qué sucede? Existen varios motivos:

No aprender los hábitos alimentarios correctos:

Cuando una persona no aprende hábitos alimentarios saludables durante el proceso de la pérdida de peso, es muy habitual que una vez abandonada la dieta, vuelva a su peso inicial puesto que casi inconscientemente vuelve a comer de peor forma o de manera más desordenada “picoteo” no sabiendo llevar a cabo una alimentación de mantenimiento adecuada.

Uso de fármacos para adelgazar:

Si se le aporta al cuerpo durante periodos prolongados de tiempo sustancias que el propio organismo debería de sintetizar de forma natural, el sistema poco a poco se va haciendo “vago” y comienza a fabricar la sustancia en cuestión por debajo de los niveles adecuados. Esto da lugar a que cuando se retiran estos fármacos exista un riesgo de comenzar a subir de peso.

Régimen muy hiperproteico:

Este tipo de dietas también suelen augurar un efecto “yo-yo” ya que el aporte de hidrato de carbono (fruta, verdura, cereal, patata…) como el de la grasa es prácticamente nulo. Esto hace que el metabolismo de alguna forma, se habitúe solo a “quemar” proteínas no llegando a metabolizar de forma óptima el resto de nutrientes (hidratos y grasas) una vez comenzamos a ingerirlos.

Aumento de ansiedad por apetito:

Si una persona sufre en exceso por “pasar hambre”, una vez se liberan de la dieta comienzan a comer de forma más ansiosa y descontrolada. 

Dietas excesivamente hipocalóricas y el efecto “rebote”

Al aportar a nuestro organismo una cantidad tan mínima de calorías, nuestro sistema como respuesta disminuye la tasa metabólica basal así como nuestro gasto energético para limitar el uso de nuestras reservas y de algún modo “sobrevivir”. El resultado es que ya no quemamos las mismas calorías diarias que antes, por lo tanto una vez empezamos a ingerir más alimentos tendemos a ganar peso.

Claves para evitar ganar peso una vez abandonada la dieta:

  • Realiza cinco tomas de alimentos al día para tener a tu metabolismo siempre trabajando.

Aprovecha para consumir la fruta a media mañana y a media tarde.

  • No realizar dietas excesivamente bajas en calorías.
  • Evita el uso de fármacos para adelgazar y diuréticos.

Opta por productos naturales como el té rojo y té verde, extracto de guaraná, la papaína, el ginseng… A pesar de ser naturales no se debe hacer uso durante periodos demasiados prolongados en el tiempo, ya que podemos “acostumbrar “a nuestro cuerpo a necesitar siempre de una ayuda para bajar de peso o mantenerse.

  • Mantén una actividad física diaria y realiza ejercicio.

Ir bicicleta en vez del coche, las escaleras por el ascensor… Son pequeños cambios que ayudan a mantener el metabolismo activo. Por el mismo motivo es importante realizar deporte, o incluso si caminas 1 hora al día sería suficiente.

  • Tu cuerpo también necesita algo de grasa, no la anules por completo.

Un aporte de 30 ml (tres cucharas soperas) al día es recomendable. Evita las grasas animales y prioriza el aceite de oliva virgen.

  • Haz del régimen un aprendizaje.

Este punto es muy importante, durante el proceso debes de aprender a adquirir unos hábitos alimentarios saludables de “por vida”, si es necesario, pide asesoramiento a un profesional. Saber llevar a cabo una alimentación de mantenimiento es esencial.

  • Consumir todos los grupos de alimentos.

El truco no está en eliminar los hidratos de carbono (cereal, legumbre, patata…) si no en consumirlos en su justa medida y cocinarlos de la forma adecuada (bajo en grasa).

  • Si pasas mucho apetito durante el régimen, mejor exigir menos y perder peso más lento.

De este modo evitarás que se desencadene esa “explosión” de ansiedad y acabes comiendo de forma descontrolada una vez te liberes de tu dieta.

 

Fuente: mujerysalud.es