icono 0261 4988351

CONTACTANOS!






Volver a lo natural es clave para una vida sana!

Los buenos hábitos y la correcta alimentación, van a preservar nuestro sistema digestivo, el corazón y las articulaciones mejor que cualquier otro producto. Esto se debe al calcio, vitaminas, aminoácidos y proteínas esenciales que hay en alimentos que mejoran el funcionamiento de nuestro organismo. Volver a lo natural puede ser la clave.

viandas para empresas en mendoza

Reducción de enfermedades cardiovasculares

Aquellos alimentos que contengan antioxidantes sirven para actuar directamente en las enfermedades del corazón. La vitamina C es el antioxidante por excelencia y la podemos encontrar en los cótricos. También en algunas verduras como el pimiento, repollo o tomate, que combinadas pueden potenciar el beneficio. El tomate además contiene licopeno que previene el cáncer.

El omega 3, presente en los frutos secos oleaginosos como la soja, las semillas de girasol, las almendras y el maní, también son una alternativa. Además de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, nos mantiene sanos por dentro, previene la calvicie y dan mayor vitalidad al cabello, piel y uñas.

Fortalecer huesos y articulaciones

Para prevenir cualquier tipo de afecciones en articulaciones y huesos existen algunos alimentos que naturalmente son de gran ayuda: los lácteos en todas sus formas son los principales proveedores de calcio. La leche de soja y sus derivados contienen nutrientes esenciales para aquellas personas que sufren artritis reumatoidea.

Estómago

El área estomacal es una de las zonas que más cuidado requiere. Para protegerla debemos ingerir fibras naturales como cereales, verduras de hoja, frutas y ensaladas que son ricas en proteínas, vitaminas y minerales. Asimismo si se tiene problemas de gastritis, estreñimientos o dolores estomacales la zanahoria es una buena opción. La papa y el aloe vera (sábila) licuados y en ayunas, durante tres meses, también pueden ayudar.

La vitamina A reduce ampliamente las posibilidades de padecer infecciones y alergias, favoreciendo el sistema inmunológico. Mientras que la vitamina B2 es fundamental para la vista.

Piel

Los antioxidantes también juegan un papel importante para el cuidado de la dermis. Eliminan las toxinas que intervienen en el envejecimiento de la piel y conservan el colágeno. La vitamina C, contenida en la naranja, el pomelo y el kiwi, es ideal para mantener naturalmente la hidratación de la piel. Para variar la dieta los frutos rojos como arándanos, frambuesas y moras también contienen estas vitaminas en dosis altas. Las semillas, nueces, almendras y pistachos funcionan para brindar elasticidad a la piel y como agente cicatrizante.

No nos olvidemos de la vitamina A y su poder regenerativo para la piel. Es vital para prevenir estrías porque actúa contra la deshidratación y la descamación. Hay muchas verduras y frutas que la contienen y son fáciles de reconocer. Las de color verde oscuro, como la acelga, la espinaca, el brócoli y el perejil; y por otro lado, las de color naranja, como la zanahoria, la calabaza, la batata y el durazno.

Nuevamente el omega 3 es un cosmético natural: los pescados como el atún, el salmón, la sardina o los mariscos tienen un ácido graso con propiedades antiinflamatorias que cuidan el cutis.

Cabellos sanos

Para tener un pelo sano y brillante nuestro cuerpo necesita de la vitamina B, además de otros minerales y proteínas. Consumir lácteos, huevo, pescado, carnes, legumbres y panes de trigo brindará al organismo vitamina B5 para mantener un brillo radiante. Por su parte los minerales como el hierro, el zinc y el magnesio son fundamentales para evitar su caída y lograr un fortalecimiento óptimo. Por eso, es aconsejable consumirlos en lentejas, porotos, berenjena, apio, banana, palta, avena y trigo.

Fuente: www.salud.com.ar